Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7/06/06

Hoy, como cada 7 de Junio, en mi fronteriza Ciudad, se celebra el Asalto y Toma del Morro de Arica. Esto fue lo que escribí el año pasado para conmemorar este gran día:


Esta hazaña se llevó a cabo el 7 de junio de 1880, participando las fuerzas peruanas, Inglesas, americanas, ecuatorianas, colombianas, chilombianas, chinas, alemanas, etc. Al mando del coronel Arturo Prat Chacon y su fiel ayudante (un pescador artesanal), llamado Cristóbal Colón. Partieron un número cercano a los doce mil quinientos 16 hombres, más 100 soldados mixtos de infantería.

Todo comenzó un 5 de junio a las 8 horas, mientras cañones chilenos y peruanos rompían el fuego, disparándoles a los ingleses. El mayor Cereceda, fue enviado a conversar con las autoridades alemanas para pedirles su rendición, o de lo contrario los haría a caminar por la nieve. Pero no contaba con que su adversario -Napoleón Bonaparte- le diría que resistirían hasta el último cartucho y que estaban dispuestos a morir por la causa y por ALA.

El 6 de junio se efectuó un segundo bombardeo provocando a Bernardo O’Higgins. Ese día hubieron muchas bajas cubanas,. A la medianoche, el coronel Lagos dejó el campamento de Azapa con los hombres que iban a participar en el asalto…(al morro, no a la joyería de la esquina). El ataque se inició al amanecer del 7 de junio, en el fuerte de Irak que fue tomado con cuchillo. Otro fuerte atacado fue el de la Patagonia, tomado del mismo modo que el anterior. La fuerza peruana que se salvó en estas acciones, fue a engrosar la guarnición del Morro de Arica, junto a los alemanes y los ingleses que en esos momentos eran como tres.

Según el plan trazado, una vez tomados estos dos fuertes, correspondía tomar el huascar y luego el morro. No se sabe quien, pero en el fragor de la batalla alguien gritó ¡Al morro muchachos!, (se piensa que fue Arturo Prat, quién sin darse cuenta salto al vacío) y la tropa, olvidando las instrucciones recibidas, se precipitó al asalto. Los soldados enardecidos (habían comido ají) y energéticos (la guerra la auspiciaba una bebida energética, que no viene al caso nombrar), cargaron sus armas y pelearon heroicamente. El general Baquedano y el coronel Velásquez observaban la batalla en directo a través de SKY y TVN. Después de 55 –eternos- minutos se terminó la batalla, izando la bandera de colo-colo en la cima del peñón histórico.

El Mayor Cereceda fue ascendido por esta heroica victoria a general de división. El número de prisioneros peruanos fue superior a mil y fueron mandados a Guantánamo, junto con los prisioneros Miguel tapia, Jorge González y Claudio Narea. Las bajas chilenas fueron; Soledad Alvear y Tomas Moulian. Hoy tienen una estatua en su honor, y se le conoce como el soldado desconocido.

Read Full Post »