Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/03/05

Miércoles 19:00 pm. Estoy en el Cine, faltan quince minutos para que comience la película. Me instalé en el sector de fumadores a pesar de no tener ni siquiera un mísero pucho para unirme a los demás. Estaba pensando en eso cuando alguien se me acerca, no podía ver quien era, su camisa roja encandilaba mi cara.

Hola me dice (dios mío, es la voz más dulce que he escuchado en mi vida). Mis sospechas se confirmaron, era mujer y de inmediato me sentí atraído hacia ella. Sin pensar si era una loca esquizofrénica, una asesina en serie o un producto de mi imaginación. Hola le respondí. ¿nos conocemos? No, me llamo Kristen y tu ¿cómo te llamas? Yo me llamo Jeff, ¿te tomarías un café conmigo? Ok dije sin dejar notar mi cara de asombro.

Fuimos al Café de la esquina, a esta altura ya no me interesaba ver ninguna película, de alguna manera pensaba, se estaba escribiendo mi propio guión. Conversamos de ella, de mí y de todo, era como si nos conociéramos desde siempre. Su sonrisa era preciosa, no se si tanto como ella.

Llegamos a mi Departamento, enciendo la radio (Eric Clapton nunca esta demás pienso). Nos sentamos a lado del minibar, seguimos conversando, cada vez más cerca, solo nos separaban unas copas de buen vino. Subo el volumen de la radio, sonaba Wonderful Tonight.

¿Bailamos?

Me habla al oído y su voz es cada vez más sensual. Nos besamos, su boca sabe una mezcla exquisita de pasión y Cabernet Sauvignon. No podía dejar de sentirme como un quinceañero cumpliendo sus fantasía.

Era inevitable, esto debía resolverse si o si en mi alcoba. Rápidamente la despoje de sus vestiduras como si el tiempo nos persiguiera. El temblor de su cuerpo estremecía el mío y mis caricias casi salvajes la perturbaban. Todo terminó cuando ella, yo, y mis sabanas se fundieron.

Después de aquel acto de lujuria desenfrenada, no conversamos absolutamente de nada, no era necesario, solo nos mirábamos, nuestras miradas hablaban por nosotros. Ella se quedó dormida al cabo de un rato, pero yo seguía contemplando su mirada, la miraba con la misma dulzura de un perro vagabundo, al mismo no podía dejar de preguntarme que hacia una mujer tan bella en mi cama.

Jueves 11:00 am. Desperté, en la radio sigue sonando Wonderful Tonight. Pienso en ella y me doy cuenta de que todo fue un sueño, solo un puto sueño más.

Read Full Post »